Hay golpes en la vida,
                                      tan fuertes…
                                          Yo no sé!



                                             Golpes,
                            como del odio de Dios,

                                   como si ante ellos,
          La resaca de todo lo sufrido
     Se empozara en el alma… Yo no sé!
              Son pocos pero son… (...)

Y el hombre…
Pobre… pobre!
Vuelve los ojos, como cuando por el hombro nos llama una palmada;
Vuelve los ojos locos,
Y todo lo vivido se empoza, como charco de culpa, en la mirada.
Hay golpes en la vida, tan fuertes…
Yo no sé!

“Los heraldos negros” César Vallejo.

Firma